Elevación de cejas o Lifting frontal


Elevación de cejas o lifting frontal

¿Qué es la cirugía de elevación de cejas?

También conocido conocida como lifting frontal, o temporal cuando está dirigido a elevar sobre todo la cola de la ceja.
La finalidad de esta intervención quirúrgica es el rejuvenecimiento del tercio superior de la cara (la parte que queda por encima de los ojos, incluyendo las cejas).
En muy pocas ocasiones es necesario extirpar la piel, lo que sí se necesita es reposicionar los tejidos que está por debajo de la piel. Se corrigen esas frentes pesadas con surcos profundos, en los que las cejas caen dando aspecto de cansancio y de enfado.

¿Por qué realizarse una cirugía de elevación de cejas?

El envejecimiento de la frente tiene un efecto importante en la expresión de la cara.
Unas arrugas profundas en el área de las cejas da un aspecto cansado, de preocupación, e incluso de enfado.
Muchas personas tienen de forma continua el ceño fruncido y con cara de enfado, a pesar de estar contentos. Una elevación de las cejas nos puede hacer desaparecer ese gesto, dando un aspecto más despejado a la frente y a los ojos.
Otros cambios que se pueden observar:

  • disminuye la cara de enfado o tristeza que otros pueden percibir.
  • los ojos aparecen con más brillo y despejados.
  • mejora la autoestima con un aspecto más jovial.


Tipos de elevación de cejas:

Lifting frontal clásico o lifting coronal:

Era el procedimiento clásico para elevar las cejas, pero ahora se indica en pocas ocasiones. Consigue una muy buena elevación de las cejas, pero implica una cicatriz amplia en la base del pelo en su zona frontal.  Su indicación óptimas es en pacientes con cejas muy caídas y con una frente ancha.

Lifting temporal o frontal con incisión limitada:

Se utilizan dos incisiones de unos 2,5 cms dentro del pelo de la zona temporal y suele ir acompañado de una blefaroplastia superior.
A través de las incisiones se elevan y se reposicionan los tejidos de la zona más externa de la ceja.

Lifting frontal endoscópico:

Es menos invasivo, y sus resultados iguales al lifting frontal  clásico. Se realizan 5 pequeñas incisiones por dentro de la linea del pelo, y mediante una pequeña cámara e instrumentos finos se reposicionan los tejidos de la frente.